El presidente filipino, Rodrigo Duterte, ha anunciado la retirada "inmediata" de su país de la Corte Penal Internacional al considerar que Filipinas fue "engañada" cuando se adhirió en 2011 al Estatuto de Roma, el tratado redactado en 1998 que dio lugar a un tribunal transfronterizo con competencias para investigar y juzgar la comisión de crímenes de Lesa Humanidad, guerra y genocidio, entre otros. Hace unas semanas, un fiscal del tribunal abrió una investigación preliminar para dilucidar si existe jurisdicción para juzgar al líder filipino por las miles de ejecuciones extrajudiciales cometidas en el contexto de su "campaña antidrogas".

El Vaticano ha declarado culpable en primera instancia a monseñor Anthony Sablan Apuron, arzobispo de Agaña, capital de la isla de Guam, de las acusaciones de abusos sexuales a menores que se le imputaban, según informa la Santa Sede en un comunicado. La sentencia podrá ser recurrida y sólo se convertirá en efectiva si el obispo no presenta una apelación.