The current Bet365 opening offer for new customers is market-leading bet365 mobile app You can get a free bet right now when you open an account.

El conflicto de intereses de Donald Trump llega a los tribunales

El conflicto de intereses de Donald Trump llega a los tribunales

El conflicto entre las actividades empresariales de Donald Trump y su posición como jefe de Estado y del Gobierno de EEUU se complica. Por primera vez en la Historia del país, dos entidades - un estado, Maryland, y el Distrito de Columbia - han llevado a los tribunales al presidente, al que acusan de violar su juramento de la Constitución al aceptar pagos de Gobiernos extranjeros y de autoridades de EEUU a través de su hotel en Washington.

Alegan que ha violado las cláusulas anticorrupción de la Constitución

Uno de los primeros pasos será pedir copias de las declaraciones fiscales de Trump

Si el caso es aceptado por los tribunales, lo primero que van a pedir los demandantes van a ser copias del secreto mejor guardado de Estados Unidos: la declaración del IRPF de Trump. La Casa Blanca afirma que la denuncia está motivada políticamente.

El eje del debate gira en torno al Hotel Trump de Washington, en el que el presidente es a la vez es propietario del inmueble -ya que éste pertenece al Estado, del que él es el último responsable -e inquilino- puesto que su empresa gestiona el hotel-. Tradicionalmente, los presidentes de EEUU han puesto sus activos en fideicomisos ciegos, es decir, en manos de gestores cuyos nombres ni siquiera conocen. Trump ha roto con esa costumbre y, simplemente, se ha comprometido a dejar la gestión de sus empresas a sus hijos.

Ahí entra el hijo menor de Trump, Eric, que declaró a la revista económica Forbes en marzo que informa a su padre "de cosas generales, de la rentabilidad del negocio, pérdidas y ganancias, y cosas así". En otras palabras: Trump sabe quién entra y quién sale del hotel.

De modo que Maryland y el Distrito de Columbia -donde está la ciudad de Washington- afirman que Trump está violando la prohibición constitucional de que los funcionarios públicos, incluyendo al presidente, reciban dinero de Gobiernos extranjeros o de alguno de los 50 estados que forman parte de EEUU. Además, dicen, el hotel de Trump en Washington compite de manera ilegal con otros establecimientos hosteleros de la capital, ya que se beneficia de su vinculación al jefe del Estado y del Gobierno.

El establecimiento del presidente en Washington ha desbancado al Four Seasons del puesto de hotel favorito de las petromonarquías del Golfo Pérsico. Kuwait ha llegado al extremo de cancelar eventos en el Four Seasons y trasladarlos al Trump. Turquía, Arabia Saudí, y Georgia también han utilizado ampliamente el hotel del presidente. Y Trump suele visitar el hotel, que ha sido calificado por algunos republicanos en Twitter como "el único sitio en el que me siento seguro en Washington".

Eso da, además, ventaja al Hotel Trump en relación a la competencia, según Maryland, el Distrito de Columbia y, también, varios hosteleros de Washington que han presentado otras demandas.

Es un frente legal más para la Casa Blanca, justo el día en el que la Justicia volvía a tumbar la controvertida Orden Ejecutiva de Trump que limita la entrada en EEUU de los ciudadanos de varios países de mayoría de población musulmana.

Al menos, el presidente recibió ayer un par de presuntas buenas noticias. La más obvia: el Servicio Secreto declaró que no hay grabaciones de las conversaciones entre Trump y el director del FBI, James Comey. Si la otra es motivo de alegría o no para los interfectos es objeto de debate en Washington, aunque en teoría debería colmar de dicha el corazón del presidente: su esposa Melania y su hijo menor, Barron, se han trasladado de Nueva York a Washington, donde el niño, de 12 años y con necesidades especiales, continuará sus estudios. PABLO PARDO