El jugador del Real Madrid Marcelo Vieira da Silva ya ha abonado a la Agencia Tributaria medio millón de euros para liquidar el fraude que se le atribuye por la tributación de sus derechos de imagen.

El futbolista brasileño ha optado, al igual que acaba de hacer recientemente su compañero Luka Modric, por zanjar su problema fiscal aceptando la liquidación que le ha sido remitida por Hacienda y cerrando un acuerdo de conformidad con la Abogacía del Estado.

Según fuentes próximas a la Agencia Tributaria, Marcelo ya ha hecho efectivo el pago de la cantidad exigida y se encuentra en estos momentos cerrando un acuerdo que llevará aparejado una pena mínima de prisión por delito fiscal, que en ningún caso cumplirá.

EL MUNDO ya desveló el pasado mes de octubre que Hacienda le había denunciado por cometer un delito fiscal durante el ejercicio 2013 por el que le atribuía una cuota defraudada de 400.000 euros. Sumándole los intereses, la cifra final alcanza el medio millón.

El futbolista compareció como imputado ante el juez el pasado mes de noviembre, aceptó la acusación y se comprometió a devolver el dinero. Su comparecencia se prolongó durante apenas 10 minutos ante el Juzgado de Instrucción número 4 de la localidad madrileña de Alcobendas. Después de dicha comparecencia, a la que asistió en compañía de su abogado Carlos Sáiz, del despacho Gómez Acebo y Pombo, se emplazó a Marcelo por parte del fisco a consignar exactamente la cantidad de 490.917,70 euros.

El Ministerio Público interpuso una denuncia contra el brasileño en la que le acusaba de protagonizar el mismo patrón que otros muchos futbolistas de primer nivel. Es decir, de la creación de una estructura societaria diseñada con el objetivo de ocultar las rentas percibidas por la explotación de sus derechos de imagen.

Según el criterio de la Fiscalía de Delitos Económicos, Marcelo buscó con ella «un beneficio fiscal ilícito». Ocultando, a través de esta estructura societaria en sus declaraciones de 2011, 2012 y 2013, las cantidades cobradas por esos derechos de imagen. No en vano, la declaración de 2013 le salió a devolver a Marcelo por importe de 10.258,34 euros.

Delito de 2013

Según la investigación realizada por la inspección tributaria, una de las sociedades que forman parte de su entramado, Chaterella Investors Limited, obtuvo en 2011 y 2012 rentas facturadas al Real Madrid que ocasionaron un perjuicio a la Hacienda Pública de 100.476 euros y 101.615, respectivamente. Sin embargo, dichas cantidades son inferiores a los 120.000 euros, a partir de los cuales se considera un delito contra la Hacienda Pública. Sin embargo, en 2013 la sociedad Birsen Trade, S.A. obtuvo unas rentas de 1.168.764,38 euros «aparentemente» derivadas de los derechos de imagen del jugador facturadas al Real Madrid, a Adidas y a Panini, que no se ingresaron en la Base Imponible del IRPF, lo que ocasionó un quebranto a Hacienda de 490.917,70 euros.

Tal y como reza la denuncia de la Fiscalía, el 20 de febrero de 2015, una vez consumado el presunto delito, esta sociedad, «con la intención de dar una apariencia de realidad a la cesión de los derechos de imagen», presentó una declaración para darse de alta en la Agencia Tributaria. En este sentido, la sociedad presentó el documento en el que solicitaba el Número de Identificación Fiscal (NIF), fijaba su domicilio fiscal en España y señalaba como fecha de inicio de su actividad el 1 de junio de 2012. Asimismo, añade el Ministerio Público que la referida compañía presentó de manera paralela declaraciones extemporáneas correspondientes al IVA y al Impuesto de Sociedades.

Sometiendo a tributación los ingresos obtenidos de la explotación de los derechos de imagen a un tipo de gravamen del 25%, más beneficioso que el 51,3% aplicable en el IRPF.

Tendencia a pactar, salvo Cristiano

El caso de Marcelo confirma la tendencia generalizada por parte de los grandes futbolistas investigados de aceptar el fraude fiscal y alcanzar un acuerdo. Quien por el momento se resiste a seguir esa línea es el jugador al que se le atribuye el mayor fraude fiscal de todos, Cristiano Ronaldo, que ha decidido por el momento plantar cara al fisco y rebatir sus acusaciones.

El delantero luso, asesorado por el ex magistrado José Antonio Choclán, ha decidido discutir técnicamente la denuncia de la Fiscalía, que le acusa de cuatro delitos fiscales y de un fraude que asciende a 14,7 millones de euros. Para ello ha buscado el apoyo de Equipo Económico, el despacho que fundó el ministro de Hacienda Cristóbal Montoro.

Síguenos