Hace poco más de una semana, el ex presidente boliviano Jorge 'Tuto' Quiroga(Cochabamba, 1960) se embarcaba junto al ex mandatario colombiano Andrés Pastrana en un avión rumbo a La Habana para recibir un galardón de manos de la disidente cubana Rosa María Payá.

Sin embargo, ninguno de los dos llegó a asistir a la ceremonia, declarados "inadmisibles" en Cuba apenas pusieron un pie en la isla. "Las dictaduras decadentes son arbitrarias", asegura Quiroga en entrevista con EL MUNDO a su paso por Madrid, con ocasión de otra entrega de premios a la que, esta vez, sí pudo acudir. "Nos llevaron a una pequeña habitación y nos tuvieron ahí tres horas", recuerda. Después, ambos ex mandatarios fueron obligados a volver por donde habían venido, pese a portar pasaporte diplomático.

La fallida entrega del Premio Payá -en honor del fallecido opositor Oswaldo Payá- estaba prevista, no de forma casual, para el sábado pasado, un día antes de las elecciones nacionales en Cuba. Unos comicios que suponen la antesala de la sucesión de Raúl Castro el próximo abril, en los que el oficialismo obtuvo una aplastante victoria y a los que el ex dirigente de Bolivia prefiere referirse como una "refrendación de la selección del Partido Comunista de Cuba". "¿Cómo va a ser elección cuando hay 605 candidatos preseleccionados por Raúl Castro?", incide 'Tuto' Quiroga. El mismo número de candidatos, recuerda, que los cargos a los que se postulaban.

"Pantomima democrática" en Venezuela

"Hace muchos años que no se hace referencia a que en Cuba hay una dictadura", lamenta el boliviano, que no guarda grandes expectativas para el fin de la 'era Castro' y su previsible relevo en el actual vicepresidente, Miguel Díaz-Canel. El régimen cubano, sostiene, "está migrando de una dictadura familiar a una dictadura de régimen, por cuestión biológica y de edad; ya falleció Fidel Castro, Raúl Castro está llegando a los noventa y están haciendo la transición de la dictadura familiar castrista a la dictadura de corte semi-monárquico". No obstante, matiza, quien suceda a los Castro en el poder estará "heredando una dictadura abierta" y lo va a tener más difícil para legitimarse: "Va a llegar otra gente sin el legado revolucionario mitológico", señala.

Con respecto al gran aliado de Cuba en la región, Quiroga sostiene que Nicolás Maduro tiene la intención de "quedarse para siempre en una 'Cuba II'", para lo cual las presidenciales de mayo son sólo la última fase de una "pantomima democrática" que culmine en su "coronación fraudulenta".

Para ello, afirma, Maduro se ha valido de "un tonto útil", encarnado en el candidato Henri Falcón, quien, insiste, "está haciendo el papel de un títere". "Todo gobierno autoritario escoge su oposición", asevera, recordando que el ex gobernador Falcón fue derrotado en las últimas elecciones regionales. No basta, asegura, con que la comunidad internacional espere al 21 de mayo para no reconocer al vencedor de las elecciones: "Toda la presión diplomática debe venir ahora", afirma, "antes de que se aniquile la democracia venezolana".

Contra la reelección de Morales

El domingo, Quiroga viajará a La Haya para apoyar los primeros alegatos en la histórica demanda marítima de su país contra Chile, al que exige un acceso soberano al Pacífico desde hace décadas. La delegación boliviana la liderará el actual presidente Evo Morales, de visita el viernes en España, con el que su predecesor es especialmente crítico. Ante el Tribunal Internacional de Justicia, que debe decidir si Chile tiene la obligación de entrar en negociaciones, como excepción, ambos compartirán postura: "En el tema del mar todos los bolivianos estamos unidos", afirma. Para el ex presidente, sin embargo, llevar a buen puerto la cuestión marítima pasa por el apoyo de la comunidad internacional, del que, asegura, Morales carece "por haberse subido al 'Titanic' de Maduro".

"No vamos a permitir que aduzca que ser tirano es un derecho humano protegido por la OEA", asegura el ex mandatario sobre la reelección de Morales, que ha optado por la vía de la Justicia para posibilitar un cuarto mandato, cuando la Constitución boliviana contempla un límite de dos. "Va a tener que escoger: quiere mar con soberanía o quedarse en el poder con tiranía, pero no va a poder tener los dos", asevera Jorge Quiroga, para quien la maniobra de Evo supone "desconocer el referéndum que él propuso" y "el súmmum del cinismo".

Para este político conservador, el futuro de los próximos años de América Latina se dirime en los próximos meses, ya que este año coinciden las elecciones en Brasil, Colombia y México -"y el Mundial de Fútbol"-. De los resultados de estas "elecciones democráticas trascendentes" para el continente, a Quiroga le preocupa "cuál va ser la actitud de esos gobiernos respecto a la defensa de la democracia y la libertad", en particular en relación con Cuba y Venezuela. Un hipotético escenario con Gustavo Petro al frente de Colombia, el retorno de Lula da Silva en Brasil y una victoria de López Obrador en México, especula, sería uno en el que "Maduro estará muy contento".

Follow Us