Cuando Internet Explorer defenestró a Nestcape y comenzó a monopolizar la navegación web mundial pocos podían predecir que dos décadas después los navegadores de Microsoft perdieran su posición de privilegio y tendieran a la irrelevancia.

Y ello a pesar del uso de Windows para ampliar y mantener su dominio.

La cuota de mercado de los navegadores de Microsoft en escritorios informáticos sigue descendiendo penalizando el negocio de Internet del gigante del software, en aplicaciones y servicios, buscadores y en el importante apartado de la publicidad. Si 2017 cerró con la cuota de mercado más baja en escritorios informáticos desde la caída de Netscape, en 2018 no se vislumbra ningún síntoma de recuperación.

La cuota de mercado de marzo con datos de la firma de análisis Net Applications, dicen que la suma de los navegadores de Microsoft en el escritorio no van más allá del 15%. Internet Explorer 11 tiene el 10% mientras que Edge suma poco más del 4%. La situación es conocida. Internet Explorer se desangra sin remedio y Edge no es capaz de compensar la caída.

navegadores de Microsoft

Enfrente y a gran distancia, Google amplía su dominio con el 61,77 por ciento para Chrome, el dominador absoluto de la navegación web en el escritorio informático. Firefox se mantiene en el 10,52% pero supera a IE 11 en el segundo puesto mundial. Safari suma el 4%, bastante por debajo de la cuota de Mac lo que indica que sus usuarios usan navegadores alternativos al que propone Apple, mientras que Opera tiene el 1,45% de uso, por debajo de su calidad, pero esta es la situación del mercado.

Microsoft tiene un gran problema porque los navegadores web son una de las aplicaciones principales de cualquier equipo informático, dando acceso a multitud de servicios de Internet y al gran mercado del comercio electrónico, las búsquedas y la publicidad. La tendencia a la baja de IE es imparable y Edge no parece la solución a corto plazo. Es una buena base de un navegador moderno, más compatible y rápido que IE, pero el problema es su retraso en el desarrollo de funciones y sobre todo que solo está disponible para Windows 10 dejando a un lado decenas de millones de máquinas.

Follow Us