spot_img
20.4 C
Tegucigalpa

Así se puede engañar al cerebro para que libere sustancias químicas que nos hagan más felices

Lo más reciente

Por La Razón

La mayoría de la gente sabe que el cerebro regula el estado de ánimo, pero ¿cómo sucede exactamente? Si bien los científicos continúan explorando y aprendiendo cómo la función cerebral está relacionada con la salud emocional, hay algo que si saben, y es que las sustancias químicas del cerebro juegan un papel fundamental en nuestro estado de ánimo. Nuestras sustancias químicas cerebrales sirven como mensajeros, enviando señales a los nervios que afectan a la forma en que nos sentimos. Y aunque parezca algo sacado de una novela de ciencia ficción, existen varias formas sencillas de aumentar la liberación y acción de nuestras hormonas de la felicidad. Puesto que las pequeñas acciones pueden tener un impacto positivo en el estado de ánimo, la energía y el estado mental, todo debido a las sustancias químicas del cerebro que nos hacen sentir bien.

Cerebro FOTO: DREAMSTIME DREAMSTIME

Hay millones, o incluso miles de millones, de reacciones químicas que ocurren en el cerebro en un momento dado. Estas reacciones conforman el sistema dinámico que controla el estado de ánimo y la percepción, entre otras cosas. Los neurotransmisores son las sustancias químicas que envían mensajes de neurona a neurona. Las neuronas están presentes en todo el cerebro y trabajan para enviar y recibir información. Los neurotransmisores se pueden clasificar en dos categorías: excitatorios e inhibidores. Los mensajeros excitatorios trabajan para estimular la actividad cerebral, mientras que los mensajeros inhibidores ralentizan las reacciones químicas.

Tipos

La inflamación neuronal, la pérdida de dopamina y una disfunción metocondrial provocan en el párkinson la muerte de neuronas y la aparición de los síntomas

Cuando se trata de comprender la red química dentro del cerebro, existen ciertas sustancias clave que inciden directamente en nuestro estado de ánimo: dopamina, oxitocina, serotonina y endorfinas. Estos químicos cerebrales tienen un gran impacto en nuestro estado de ánimo y juegan un papel en nuestra salud mental, emocional y física. Cuando nos sentimos felices, seguros u orgullosos, nuestros cuerpos liberan estos químicos cerebrales:

Dopamina: La dopamina es conocida como la “hormona de la felicidad” porque apoya las regulaciones de recompensa en el cerebro. Desempeña un papel fundamental en los comportamientos cotidianos, entre los que se encuentran: cómo nos sentimos, nos movemos y comemos. Por otro lado, cuando los niveles de dopamina son demasiado bajos, podemos sentirnos impotentes y menos motivados. La dopamina está fuertemente vinculada al sistema de recompensa del cerebro. Promueve sentimientos de refuerzo y motivación y modula el aprendizaje.

Oxitocina: La oxitocina se conoce como la “hormona del amor” porque desempeña un papel fundamental en muchos aspectos de los vínculos sociales y el placer sexual. Los efectos de la producción de oxitocina son opuestos a los que ocurren después de una liberación de cortisol. Nos sentimos más tranquilos, con una sensación de alegría y seguridad. Asimismo, cuando estamos entusiasmados con un compromiso social, en realidad recibimos una explosión de oxitocina, lo que nos hace querer socializar aún más. La oxitocina también aumenta nuestra capacidad de reaccionar al estrés de manera saludable.

Para seguir leyendo, clic AQUÍ.

spot_img

Destacados

Habilitarán Ciudad Mateo tras autorización del gobierno

Tegucigalpa - El director del Instituto de Jubilaciones y Pensiones de los Empleados y Funcionarios del Poder Ejecutivo (Injupemp),...

Noticias relacionados