21.9 C
Tegucigalpa

Bajo deseo y frustración en la cama: las consecuencias del estrés en el sexo y cómo evitarlas

Lo más reciente

El estrés suele señalarse como el punto de inicio de algunas enfermedades y males de la vida moderna. El ritmo acelerado de muchas sociedades en la actualidad y una actitud poco asertiva ante situaciones cotidianas activan en el cerebro mecanismos que ponen en alerta al individuo, ocasionando así la segregación de la denominada “hormona del estrés”, el cortisol.

Por Infobae

Así, la suma de tensiones constantes van llenando al cuerpo de cortisol, sustancia que poco a poco va socavando las bases del correcto funcionamiento del organismo.

“Hemos normalizado tanto el estrés en nuestras sociedades, que es considerado como ‘normal’ en ciertas culturas que las personas vayan a todo ritmo 24 horas al día los siete días de la semana. Incluso hay quienes alientan este tipo de comportamiento”, explicó en diálogo con Infobae la doctora en Orientación de la Conducta Humana y especialista en sexualidad, Jenny Marques.

Instintivamente podríamos pensar que un encuentro sexual es una salida rápida a momentos de estrés. Con un orgasmo, a solas o en pareja, el cuerpo parece tener una buena dosis de serotonina, dopamina y oxitocina (hormonas de la felicidad) para avanzar. Pero eso no es suficiente, según explica la especialista, recurrir al sexo sólo por la búsqueda del orgasmo puede ser incluso contraproducente.

“Cuando uno va rápido a hacer una posición, a estimular el clítoris o el pene violentamente, porque quiero llegar al orgasmo más rápido, el orgasmo desaparece más rápido todavía y esa es la explicación por la cual hoy en día mucha gente piensa que es anorgásmica, que no funciona”.

Una sexualidad activa y sana produce en el cuerpo una mayor cantidad de “hormonas de la felicidad” facilitando así la expulsión del estrés, lo cual se verá reflejado en la relajación del individuo y en una mejora significativa en su calidad de vida.

¿Cómo afecta el cortisol el desempeño sexual?

-El cortisol en exceso arropa la serotonina, la oxitocina y la dopamina. Entonces, es prácticamente imposible que logremos tener activación del deseo sexual. Si nos vamos a los fisiológico, esto afecta directamente las erecciones y el funcionamiento del pene; retrasa o acelera el tiempo de eyaculación en el caso de los hombres. Y, en las mujeres, impide la lubricación vaginal o alcanzar el orgasmo. El cortisol afecta todo: el sistema cardiovascular, el sistema nervioso. Todo el cuerpo se ve afectado.

Continúe leyendo aquí

spot_img

spot_img
Dale play a Retro Radio

Destacados

Tegucigalpa bajo Alerta Verde por 72 horas ante riesgo de inundaciones y deslizamientos

Tegucigalpa - La Alcaldía Municipal del Distrito Central (AMDC) ha activado una Alerta Verde en Tegucigalpa, vigente por 72...

Noticias relacionados