InicioOpiniónCombatir el cibercrimen en la era pospandemia: Taiwán puede ayudar

Combatir el cibercrimen en la era pospandemia: Taiwán puede ayudar

Huang Chia-lu Comisario Buró de Investigación Criminal República de China (Taiwán).

En 2020 la pandemia del Covid-19 asoló gran parte del mundo, y a mediados de mayo de 2021 la República de China (Taiwán) experimentó un repentino aumento en el número de casos. Cuando Taiwán necesitaba ayuda, amigos como Estados Unidos, Japón, Lituania, la República Checa, Eslovaquia y Polonia, así como Covax Facility, un mecanismo de asignación global de vacunas del Covid-19, donaron vacunas a Taiwán, controlando la pandemia gradualmente. Se requerirán los mismos esfuerzos conjuntos para tratar el creciente cibercrimen internacional en la era pospandemia, y Taiwán está dispuesto a formar parte de dichos esfuerzos.

Agencias gubernamentales y empresas privadas de Taiwán han seguido rigurosamente las políticas anti-pandemia para prevenir clústeres de infección. Los ciudadanos empezaron a teletrabajar y las escuelas adoptaron la enseñanza virtual. Los consumidores se pasaron al comercio en línea y las plataformas de pedido y servicio de reparto de comida en línea crecieron con fuerza. La pandemia provoco cambios en nuestra vida, y aunque es seguro que esta disminuirá en un futuro próximo, la ciber tecnología, ha alterado por completo la forma en la que trabajamos, vivimos, aprendemos y nos relacionamos, dando como resultado un estilo de vida completamente nuevo.

Nuestra creciente dependencia en la cibertecnología ha facilitado que los delincuentes se aprovechen de las vulnerabilidades de seguridad para cometer crímenes. Por este motivo, la ciberseguridad será uno de los temas más importantes en la era pospandemia, dado que es esencial para mantener la seguridad pública en todo el mundo.

El cibercrimen más común es el fraude de telecomunicaciones que utiliza Internet y otras tecnologías. La cooperación transnacional es necesaria para llevar las redes internacionales de delincuencia ante la justicia.

En 2020 la policía de Taiwán utilizó los análisis de macro-datos para identificar múltiples ciudadanos taiwaneses que eran sospechosos de establecer operaciones de fraude de telecomunicaciones en Montenegro.

Taiwán contactó con Montenegro y propuso asistencia legal mutua, con lo que permitió que la Oficina Especial del Fiscal del Estado de Montenegro pudiera proceder con el caso.

Mediante esfuerzos conjuntos, las fuerzas policiales de Taiwán y Montenegro, descubrieron tres operaciones de fraude de telecomunicaciones y arrestaron a 92 sospechosos acusados de hacerse pasar por oficiales del gobierno, policías y fiscales chinos. Se estima que los sospechosos estafaron a más de 2.000 personas en China y causaron pérdidas financieras de hasta 22.6 millones de dólares.

En este caso se pueden ver claramente las características de los crímenes transnacionales: los sospechosos eran ciudadanos taiwaneses, las víctimas eran ciudadanos chinos, el presunto crimen ocurrió en Montenegro y fue perpetrado con las tecnologías de las telecomunicaciones. Gracias a la cooperación bilateral de la policía, los sospechosos fueron detenidos y se evitó la estafa.

La explotación sexual infantil y juvenil es otro crimen condenado internacionalmente. En 2019, la policía de Taiwán recibió información de CyberTipline, una red virtual privada del Centro Nacional de Niños Desaparecidos y Explotados de los EEUU, en la que indicaba que un ciudadano sudafricano en Taiwán era sospechoso de haber subido grandes cantidades de pornografía infantil a Internet. Siguiendo esta pista, la policía de Taiwán localizó al sospechoso, incautaron pruebas y encontraron fotos y videos de esta persona agrediendo sexualmente a niños taiwaneses. El éxito de este caso se debe a la cooperación transnacional y al intercambio de información delictiva, que son fundamentales para frenar los crímenes de forma efectiva.

El cíbercrimen implica investigaciones transfronterizas. Las redes delictivas son muy conscientes de esto y se aprovechan de estas barreras de información huyendo a otros países para disminuir las posibilidades de ser atrapados. Así como el mundo ha unido fuerzas para combatir la pandemia, la lucha contra el crimen cibernético requiere de la cooperación de las fuerzas policiales internacionales. Esto permitirá prevenir más crímenes y resolver más casos eficientemente y disfrutar de una vida más segura.

Las autoridades policiales de Taiwán se esfuerzan para fomentar la cooperación internacional de los crímenes transfronterizos. En 2020 hubieron tres casos destacados: (1) mediante los esfuerzos conjuntos de Taiwán, Vietnam y los Estados Unidos, en enero se hizo una redada a centros de llamadas en los que se llevaban a cabo fraudes transnacionales de telecomunicaciones; (2) el mes siguiente, una red de falsificación de moneda estadounidense fue descubierta, y (3) 12 personas sospechosas de participar en la trata de personas y en la violación de la Ley de Prevención de Explotación Sexual Infantil y Juvenil fueron arrestadas en julio.

Las autoridades policiales de Taiwán disponen de una unidad especializada de investigación delictiva. El Buró de Investigación Criminal (CIB, siglas en inglés) bajo la Agencia Nacional de Policía del Ministerio del Interior, estableció un Laboratorio Forense Digital. Este laboratorio recibió la primera acreditación ISO/IEC 17025 del mundo para los análisis de programas de Windows a mano de la Fundación de Acreditación de Taiwán. En 2021 el CIB estandarizó sus procedimientos de análisis, además de establecer mecanismos de análisis de archivos y análisis de redes.

Los países miembros de la Interpol aprobaron los Objetivos Policiales Mundiales en 2017, con el propósito de crear un mundo más seguro y sostenible. Por tanto, debemos trabajar juntos para combatir el crimen, de la misma manera que nos hemos unido para hacer frente a la pandemia.

No se debe excluir a ninguna agencia policial o estado. Es necesaria una cooperación internacional para luchar contra el cíbercrimen y fortalecer la ciberseguridad global de manera eficaz. Taiwán, necesita el apoyo mundial, está dispuesto y tiene la capacidad de ayudar al mundo compartiendo su experiencia.

Mientras el mundo se une para combatir la pandemia, instamos a la comunidad internacional a apoyar, la candidatura de Taiwán para asistir a la Asamblea General de la Interpol como observador este año y participar en las reuniones, los mecanismos y las actividades de capacitación de la Interpol. La participación pragmática y significativa de Taiwán ayudaría a hacer del mundo un lugar más seguro para todos.

spot_imgspot_img

Nacionales

Noticias relacionadas

Deja un comentario