Cubanos sudan en la oscuridad mientras la dictadura no sabe poner fin a los apagones

Lo más reciente

Una mujer usa la luz de una motocicleta mientras habla por teléfono durante un apagón en Guanajay, Cuba, el 17 de junio de 2022. REUTERS/Alexandre Meneghini

 

 

Cuando se apagan las luces, Nilde Viera, de 39 años y madre cubana de la pequeña ciudad interior de Guanajay, ve su vida patas arriba.

Por Dave Sherwood y Nelson Acosta | Reuters

Sus hijos deben hacer los deberes a la luz tenue de un celular. El zumbido del refrigerador se apaga. Se detienen los ventiladores para atemperar el calor en la bochornosa isla caribeña.

“Te vuelve loco”, dijo a Reuters, sudando incluso cuando el sol se ocultaba en el horizonte. “Si esto continúa, no sé qué haremos”.

Los apagones de verano, cuando la demanda es más alta, no son nada nuevo para los residentes de la isla gobernada por comunistas. Pero una convergencia de presiones desde los altos precios del combustible hasta el costo económico persistente de la pandemia ahora está poniendo a prueba la ya frágil red del país.

“Es como una tormenta perfecta”, dijo el economista cubano Ricardo Torres. “Ahora llegó el verano y volvieron los apagones”.

Los apagones de horas, que comenzaron a principios de este año y se han extendido por todas las provincias del país, tocan un nervio político en Cuba y son ampliamente vistos como el punto de inflexión que condujo a las protestas antigubernamentales en julio pasado, las más grandes desde Fidel Castro. revolución de 1959.

La administración de Miguel Díaz Canel no ha ocultado los problemas, ni la agitación que causan.

Su gobierno, ya presionado por la escasez de alimentos, combustible y medicamentos, se esfuerza por reparar sus dos centrales eléctricas más grandes, Antonia Guiteras y Felton, ejes del sistema que recientemente experimentaron fallas importantes.

La semana pasada, el presidente apareció en la televisión nacional dando una conferencia con cuadros y gráficos sobre las dificultades técnicas que enfrentan cada una de las centrales eléctricas a base de petróleo del país. Esta semana ha recorrido varias centrales eléctricas provinciales.

Ramiro Valdés, hombre de confianza del difunto Fidel Castro, apareció en la televisión con atuendo militar junto a Díaz Canel, animando a los cubanos a reducir el consumo de electricidad y mostrando su fervor “revolucionario”.

El analista Torres dice que es posible que esos mensajes ya no resuenen en los cubanos como antes.

“La gente ha estado recibiendo una mala noticia tras otra durante los últimos cuatro o cinco años y está exhausta. Quiere respuestas”.

Durante más de dos décadas, Cuba ha dependido del fuel oil venezolano para sus plantas de energía más grandes y del diesel para alimentar una gran cantidad de plantas de generación distribuida más pequeñas.

Pero Venezuela está luchando por mantenerse al día con la demanda interna, que está volviendo a los niveles previos a la pandemia, lo que ralentiza el flujo de petróleo que tanto necesita Cuba.

Los funcionarios cubanos han culpado a la escasez de combustible, el mantenimiento diferido y las dificultades en el procesamiento del crudo cubano pesado y agrio, que también se quema en sus plantas, por la generación deficiente. Esos problemas, dicen los funcionarios, se han visto exacerbados por el embargo estadounidense sobre Cuba durante la Guerra Fría, que complica el financiamiento y la compra de repuestos, combustible e inversión de capital.

Jorge Pinon, analista de energía de la Universidad de Texas en Austin, dijo que la respuesta de Cuba a la crisis actual fue más de lo mismo, pero que lo que está en juego es cada vez mayor a medida que la escasez de combustible y el envejecimiento de los equipos pasan factura.

“Lo que estamos viendo hoy son tiritas”, dijo. “Desde mi punto de vista, hay una alta probabilidad de que veamos un colapso total de la red eléctrica cubana este verano”.

Díaz Canel dijo a los cubanos la semana pasada que su gobierno está negociando con un país aliado para construir nuevas plantas, pero advirtió que esas inversiones “son extremadamente costosas para el país y llevan años”.

El presidente dijo que los trabajos de reparación y mantenimiento que ya están en marcha darán sus frutos a principios de julio, dando una renovada estabilidad a la red para el próximo verano.

Iriel Victores, un trabajador agrícola de 34 años de Guanajay, que sale temprano de su casa, en la oscuridad, y con frecuencia regresa a casa durante el apagón vespertino, es menos optimista.

“Si es así en junio, me imagino que será peor en julio y agosto”, dijo Víctores.

spot_img




Destacados

Rechazan petición de medidas sustitutivas a Marco Bográn

Tegucigalpa - El Ministerio Público se opuso a la solicitud de cambio de medidas que hizo este lunes la...

Noticias relacionados