Inicio Internacionales Los disturbios en Barcelona derivan en saqueos de tiendas del centro y...

Los disturbios en Barcelona derivan en saqueos de tiendas del centro y llegan al Palau de la Música

Barcelona. –  La quinta noche de protestas en Barcelona por el encarcelamiento del rapero Pablo Hasél derivó en el saqueo de numerosas tiendas en el centro de la ciudad. Y alcanzó a dos edificios emblemáticos: el Palau de la Música y la Bolsa de Barcelona.

En las jornadas anteriores también hubo saqueos puntuales, pero los incidentes fueron sobre todo enfrentamientos entre manifestantes y policía. Este sábado, los comercios de dos ejes comerciales —el Portal de l’Àngel y el paseo de Gràcia— sufrieron la ira de los jóvenes que exigen la liberación de Hasél en medio de un clima de creciente malestar social por las consecuencias de la pandemia.

Los Mossos han practicado seis detenciones en Barcelona. Los incidentes han dejado siete personas atendidas por heridas; dos de ellas han sido hospitalizadas.

La manifestación de este sábado arrancó a las 19.00 en el escenario habitual: la plaza de Universitat. Fue la más multitudinaria de las cinco realizadas porque congregó, según la Guardia Urbana, a seis mil personas.

El martes, día de la primera protesta tras el ingreso de Hasél en la cárcel de Ponent por un delito de enaltecimiento del terrorismo, se congregaron unas cuatro mil 500 personas en las calles de la ciudad.

Desde entonces, la cifra había descendido de forma sostenida. Hasta este sábado. Columnas de manifestantes partieron de barrios de Barcelona y del área metropolitana para congregarse en el centro de la ciudad.

Todo ocurrió con más celeridad de lo acostumbrado. La manifestación apenas había comenzado a avanzar por la ronda de Universitat cuando un grupo hizo de avanzadilla y se dirigió corriendo hacia la plaza de Urquinaona.

Hubo lanzamiento de piedras y objetos contra la policía. Pese a la rápida reacción de los Mossos, algunos lograron llegar al Portal de l’Àngel y vandalizaron y saquearon diversas tiendas.

Otro grupo, también encapuchado, aprovechó la presencia de un saco de escombros a escasos metros del Palau de la Música para apedrear los vidrios de la entrada del coliseo modernista.

Los Mossos centraron sus esfuerzos en tratar de contener el avance de la manifestación por la Via Laietana, sede de la Jefatura Superior de Policía. La táctica policial pasó por actuar con celeridad, sin dar un respiro, y con un gran número de efectivos. Antes de la protesta incluso pasearon por la calle su tanqueta de agua, prevista para incidentes graves.

El empuje de la Brigada Móvil llevó a los manifestantes hacia la plaza de Catalunya. A través de su cuenta de Twitter, los Mossos informaron de que “un grupo numeroso de personas” lanzó “motos aparcadas al suelo” y efectuó “lanzamientos de piedras y objetos a los agentes” en toda esa zona. Dispersos y encapuchados, algunos manifestantes siguieron el recorrido por el paseo de Gràcia, la calle comercial del lujo por excelencia de Barcelona.

Los manifestantes reventaron más de una docena de las tiendas de moda en la parte baja del paseo: Nike, Diesel, Hugo Boss, Sandro, Uterque, Guess, Tous o Desigual. Algunas, como Nike, fueron además saqueadas.

Los jóvenes emplearon material pesado sacado de esos locales —como una caja registradora— para arrojarlo contra la Bolsa de Barcelona. A las puertas del edificio también quemaron contenedores. La protesta subió hacia el barrio de Gràcia, donde los Mossos cargaron con contundencia para tratar de despejar, alrededor de las 21:15, a los últimos manifestantes.

Nacionales

Noticias relacionadas

Deja un comentario