Estados Unidos. – Satélites de la agencia aeroespacial han rastreado los aerosoles y el humo generado por la ola de incendios que azota al país oceánico. Ahora se expanden por todo la Tierra.

Recorren el mundo. Enormes masas de humo de los incendios de Australia han alcanzado la estratosfera y están recorriendo miles de kilómetros, afectando las condiciones atmosféricas a nivel mundial, según la NASA.

Una flota de satélites de la agencia está rastreando los aerosoles y el humo de estos incendios masivos, que no solo están causando devastación local.

Las condiciones sin precedentes que incluyen el calor abrasador combinado con la sequedad histórica, han llevado a la formación de un número inusualmente grande de pirocumulonimbos (pyrCbs).

Los PyroCbs son esencialmente tormentas eléctricas inducidas por el fuego. Son activados por la elevación de cenizas, humo y material en llamas a través de corrientes ascendentes sobrecalentadas. A medida que estos materiales se enfrían, se forman nubes que se comportan como tormentas eléctricas tradicionales pero sin la precipitación que las acompaña.

Los eventos de PyroCb proporcionan un camino para que el humo llegue a la estratosfera, a más de 16 kilómetros de altitud. Una vez en la estratosfera, el humo puede viajar miles de kilómetros desde su fuente, afectando las condiciones atmosféricas a nivel mundial.

Los efectos de esos eventos, ya sea que el humo proporcione un enfriamiento o calentamiento atmosférico neto (lo que sucede con las nubes subyacentes), es actualmente objeto de un intenso estudio.

Deja un comentario