Oda a la Luna Cejeña

Poema escrito por: José Eliécer Palomino Rojas. 

Camino la gastada salida de mi centro laboral.. En esta clara noche, encanto que ilumina mi recorrido; tierna paciente, silenciosa y sutil a mis sentidos, y aunque sola sobresale en lo alto, su presencia fría, cubre mi cuerpo, mi alma agitada de silenciosa danza, sobre los verdes húmedos, y fríos prados, mangas de parques lineales, de sus bisicleteros y floricultores habitantes, del imparable municipio.

Esculpido platillo de banda silenciosa, ofrenda serenidad y ternura, a los cejeños que salen de sus trabajos, en busca de descanso, junto a sus amados esposos, esposas, e hijos.

En momentos de añoranza, dentro de mi recorrido, por las agitadas calles, cuando te miro, camino al hogar de mi lecho y nido, Suelto los frenos, al galopar de mi corazón, pensamientos desmedidos.

Discúlpeme te ruego, si con estos pensamientos desmedidos, empaño la luz, maravilla de tu silencioso platillo, y provoco tus lágrimas de blancura nacarada. «Recitar a la luna, sentimientos de ternura y de admiración, en toda fecha, edad, tiempo, lugar u ocasión, demuestran los humanos por qué su encanto, nunca se acaba, porque tiene tantas efigie, como quienes la admiran». Jepardini.


Las opiniones expresadas de los “columnistas” en los artículos de opinión, son de responsabilidad exclusiva de sus autores y no necesariamente reflejan la línea editorial de Diario El Mundo.

spot_imgspot_img

Nacionales

Noticias relacionadas

Deja un comentario