InicioOpiniónPedagogía con Valores Teatrales, Sin Recinto Escénico Teatral

Pedagogía con Valores Teatrales, Sin Recinto Escénico Teatral

Por: José Eliécer Palomino Rojas.

«Formar sin valores a los pequeños, sería como ordenar y educar una futura generación en desigualdades, llenas de actitudes pedantes, violentas, sin amor, tolerancia, respeto, sin normas y sin límites; por otra parte, respetando las maneras de pensar, en cuanto a lo ideológico, político, cultural y de las creencias de cada hogar, se vería y se haría necesario, que las escuelas, los colegios nunca se desligarán de los hogares, sino que más bien, permanecieran unidos, para que tanto los hogares, escuelas y colegios, dejasen de ser tildados de falsos lugares de formación, de servicio o de mal trato como un objeto a los estudiantes que, acuden a los templos del saber; como quizás lo pensarían y los tildarían algunos anti pedagogos; sino que por el contrario dichas instituciones, sean reconocidas y exaltadas como aquellos lugares de formación humana, espiritual, forjadores y enriquecedores de valores éticos, cívicos, culturales y morales, en los estudiantes desde su etapa de inicio escolar». Lo expresó en su orden de ideas, Jepardini.

Es de resaltar que, la profesora Sandra Milena Valencia del grado primero A, junto con el equipo de padres de familias, hayan tenido en cuenta a los docentes y estudiantes, para compartir con toda la comunidad educativa,  de la básica primaria, en la jornada de la mañana, con la espectacular obra de títeres mediante el direccionamiento del equipo de actores «Títeres Camelot»; quienes en unión con la docente Valencia en su actividad grupal, buscaron el espacio para celebrar y exponer el acto de «Celebración de la amistad» el cual acto, durante las fechas de septiembre, en muchas regiones del territorio colombiano, se exalta el mes del amor y de la amistad.

«El objetivo de afianzar los valores humanos y la verdadera amistad, desde el grado primero A, hasta todos los grados de escolaridad, de la institución educativa, por medio de una variedad de actividades realizadas: Pinta Caritas, recreación, globoflexia, obra de títeres y actos de compartir; helados, dulces, tortas con gaseosas, redacciones de cartas por cada estudiante, para el compañero que le correspondió, y en las que expresaban las cualidades del amigo o amiga, me llenaron de satisfacción y de emoción tales acciones». Mencionó la maestra Sandra Milena.

Si bien la voluntad y capacidad de los docentes, por demostrar los actos  culturales adornados con cultivos de valores, mediante actuaciones teatrales ante los estudiantes, se podría decir que en muchas instituciones educativas públicas, harían falta los lugares apropiados con excelente ubicación y muy buena sillería, para que los estudiantes con sus cuerpos ubicados de forma cómoda, logren presenciar los eventos cívicos, culturales que programan y ofrecen los docentes de las instituciones, porque de lo contrario se dejaría  entrever  como una forma antipedagógica y precaria, al observarse a los estudiantes sentados en aquellas posiciones en pisos de baldosas frías y desgastadas por el paso de los tiempos, que luego les traería graves consecuencias y enfermedades que en el presente podrían empezar a sentir entumecimiento, hormigueos, calambres musculares indicados, por algunos problemas en la circulación de la sangre, desviaciones o deformidades en las columnas, por tales e incorrectas posiciones en tiempo promedio de 1, 2 o hasta 3 horas de observación y posición  con sus cuerpos, que a veces se destinan para las presentaciones de aquellos actos.

Al mirar en el presente, que muchas instituciones educativas públicas y privadas, cuentan con docentes que procuran motivar a los estudiantes con la inserción de actividades de carácter teatral a través de la lectura, estudio e interpretaciones literarias, sería beneficioso también mirar que, desde las distintas administraciones municipales, departamentales y nacionales, ejecutarán inversiones que propicien la terminación de aquellas construcciones de recintos teatral, como caso concreto, que sucedió aproximadamente en el año 1998 en la I.E de María Josefa Marulanda, cuando fue inscrita en el «proyecto de mejoramiento de la calidad» y que por esa época se creería que las religiosas Salesianas hubiesen hecho el esfuerzo, por poner la primera piedra para dejar como inicio una tarima de forma, semicircular con unas pequeñas escalas, un espacio con baldosas de granito blanco pero sin la sillería, que sería apropiado y destinado como lugar de recinto teatral, para las presentaciones y realizaciones de eventos de graduación o reuniones generales de docentes y padres de familias, pero que lamentablemente con el paso de muchas administraciones, no ha sido consumada la idea de que sea espacio de verdadero teatro, sino que en la actualidad se continúe viendo y llamando como el espacio de «patio salón».¿Será posible que desde las nuevas administraciones Cejeñas, llegue algún mandatario que, logre terminar el recinto teatral que presuntamente dejaron comenzado las hermanas salesianas?, para que en un día no muy lejano, las prácticas y las actividades de los docentes sean enriquecidas en valores y virtudes a lo largo de las puestas en práctica con sus proyectos transformadores, desde las trasversalidad de las áreas desde el ámbito innovador teatral, y en un verdadero recinto escénico teatral, que tanto bien haría a las nuevas generaciones, y promociones para que las graduaciones sean dentro de sus mismas instituciones y así evitarían los padres de familia, los gatos del alquiler de recintos externos para sus ceremonias de graduación.

spot_imgspot_img

Nacionales

Noticias relacionadas

Deja un comentario