23 C
Tegucigalpa

Los drones, gran amenaza para la seguridad de los Juegos Olímpicos de París 2024

Lo más reciente

Las autoridades francesas preparan un dispositivo de defensa “sin igual” para evitar atentados con drones en los Juegos de París-2024, una preocupación cada vez más presente en la lucha antiterrorista.

“Es algo que nos tomamos realmente en serio, trabajamos en ello desde hace tiempo”, asegura un alto funcionario.

La amenaza de un ataque terrorista durante los Juegos Olímpicos aterra a las ciudades sede desde hace más de 50 años.

En 1972, en Múnich, el ataque sangriento de un comando palestino contra la delegación israelí, enlutó el olimpismo.

En 1996, en los Juegos de Atlanta, una bomba explotó en un parque matando a una persona e hiriendo a 111, en un acto perpetrado por un hombre cercano a movimientos cristianos extremistas.

Desde entonces no se ha vuelto a registrar ningún atentado terrorista durante unos Juegos, pero la amenaza sigue presente.

Escaparate ideal
“Los Juegos son un escaparate ideal, de alcance mundial, y evidentemente los servicios de seguridad trabajan en todos los escenarios para prevenir un eventual ataque. Y los drones están claramente en lo más alto de nuestras previsiones”, resume este alto funcionario.

Desde hace varios años, drones vendidos para uso civil han sido utilizados por grupos armados o criminales para cometer atentados. Yihadistas intentaron sin éxito asesinar al primer ministro iraquí Mustafá Al-Kazimi con drones en noviembre de 2021.

“El uso de drones civiles para actos militares o terroristas no es algo nuevo, como se puede ver actualmente en Ucrania. El riesgo es igual para los Juegos, no es un farol”, estima Thibault Fouillet, doctor en Historia e investigador en la Fundación de Investigación Estratégica.

Una misión parlamentaria alertó en el verano de 2021 sobre el retraso de Francia, insuficientemente preparada para hacer frente a este fenómeno. Unas semanas antes, un informe del Senado apuntó al carácter “complejo” y “evolutivo2 de la lucha contra los drones, asegurando que entre las diferentes soluciones, “la detección (radares, radiofrecuencia, etc) o la neutralización (interferencias)”, ninguna de ellas es “completamente satisfactoria”.

“Los sistemas han evolucionado desde entonces”, asegura el alto funcionario.

“La problemática es la eficacia de un sistema que debe ser multicapas. No se lucha de la misma manera contra los drones militares que contra los drones civiles”, explica Fouillet.

Desde hace unos años, las capacidades de los drones civiles inquietan también a las fuerzas de seguridad.

En París en el verano de 2021, las fuerzas de seguridad interceptaron un dron perteneciente a un turista. “Volaba a 140 km/h y podía subir varios kilómetros al cielo. Ahí vimos que teníamos un problema”, corrobora una fuente de la seguridad.

También preocupa el modo de ataque llamado “enjambre de drones”, una armada de pequeños aparatos que saturan bruscamente el cielo y cuyo vuelo es coordinado.

“Este escenario de un ataque por enjambre militarizado necesita de capacidades estatales. A priori no es forzosamente la hipótesis más plausible para los Juegos”, matiza Fouillet.

“Un enjambre de drones requiere mucha coordinación y será mucho más sensible a las interferencias. La amenaza nos parece débil”, confirma a la AFP el general Etienne Faury, comandante de la Brigada Aérea y responsable de la lucha contra los drones en los Juegos.

Sistemas mejorables
Para proteger el cielo durante los Juegos, la Fuerza Aérea francesa se ocupará de coordinar la protección aérea.

Se han identificado tres grandes riesgos: “Un ataque con drones con explosivos como se ven todos los días en Ucrania, la coordinación de un ataque terrorista con difusión de imágenes de desórdenes, y la perturbación de un contestatario con un dron”, detalla otra fuente militar.

Para interceptar esta amenaza, las autoridades cuentan sobre todo con el uso de un dron de captura capaz de desplegar una gran red o también el uso de un láser o una impulsión electromagnética, así como fusiles de interferencia, apunta una fuente de seguridad.

“Vamos a aplicar un dispositivo sin igual”, asegura el general Faury.

“Estos sistemas son mejorables, si un dron cae con su carga explosiva puede errar su objetivo, pero puede provocar otros daños”, alerta el alto funcionario.

spot_img

spot_img
Dale play a Retro Radio

Destacados

Hospital Escuela enfrenta superpoblación en sala de dengue con 80 pacientes internados

Tegucigalpa - El Hospital Escuela ha alcanzado su máxima capacidad en la sala de dengue, albergando a 69 niños...

Noticias relacionados