28.4 C
Tegucigalpa

¡Oh, ojos humanos!

Por: José Eliécer Palomino Rojas.

¡Oh ojos humanos, contemplad la luna cejeña de cuaresma, mientras puedan, porque no se sabe ¿hasta cuándo?, esta pierda, su esplendor y su belleza.

Desde el momento que fuiste lumbrera creada, los enamorados, han declarado amor eterno, algunas veces, sentados en las bancas de los parques, otras veces recostados en los verdes gramales, barrancos, o en los capós de los autos, bajo su plácida esfera, solos o acompañados, de la que alguna vez fuera su única o eterna compañera.

Oh luna cejeña, tu soledad y palidez en tiempos de cuaresma, pareciese que presagiara la soledad y tristeza, de la dolorosa María, al acoger en su regazo, el cuerpo frío, pálido y helado, de su hijo amado, que un día entregó su vida, por la humanidad, sufrida y perdida, a causa de los actos mundanos.

¡Oh, ojos humanos!, contemplad la luna cejeña de cuaresma, mientras puedan, porque no se sabe si la sombra del iris de los ojos, pierdan el brillo, como los ojos de los humanos cansados, tristes, agobiados y moribundos.Jepardini.

spot_imgspot_img

Nacionales

Noticias relacionadas

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí